Searching for Sugar Man

con No hay comentarios

Hace un par de días estuve en casa de mi amigo Pedro viendo Searching for Sugar Man, un documental que cuenta la historia de Sixto Rodriguez, un cantautor que en los años 70 grabó dos discos que pasaron totalmente desapercibidos en Estados Unidos y que, sin embargo, tuvieron una repercusión increíble en Sudáfrica. searching for sugarman

La historia nos va llevando desde las duras noches de Detroit hasta Ciudad del Cabo, donde dos fanáticos deciden buscar más sobre un autor del que se desconoce todo. La cultura pop y el capitalismo más salvaje ya se han encargado de cubrir con un halo de misterio todo lo que tiene que ver con Sixto, simplemente por el hecho de su fracaso comercial. El imaginario popular había inventado toda suerte de bulos y muertes escabrosas para el pobre cantante. Sin embargo, Stephen Segerman y Craig Bartholomew Strydom, se proponen responder la verdad.

El documental

La narrativa con que el sueco Malik Bendjelloul nos cuenta la historia es deliciosa. Es casi como un cómic con explicaciones. Creando una atmósfera depresiva que poco a poco da lugar a una chispa de esperanza. Por otra parte, se centra en asuntos puramente existencialistas donde los investigadores adoptan la lírica de las letras de Rodriguez para sus demandas contra el Apartheid. Hay una excelente fotografía, una excelente producción y consigue impresionar.

Sin embargo, poco o nada se abunda sobre la propuesta original del propio Sixto. En un conjunto exagerado de coincidencias, las sintonías compuestas por Rodriguez consiguieron eraizar con las demandas de los Surafricanos por el ritmillo tan “Afro Beat” y por el momento de publicación. Es decir: Las letras se aprovechan porque son generales. No hay nada de específico sobre la lucha subversiva contra el apartheid. Y es, precísamente por eso que la escasa obra de este hombre está llena de magia.

La música de Rodriguez

Mientras avanza el documental, podemos ver bellísimas imágenes de los lugares en los que transcurren las situaciones. Y de sintonía tenemos los temas musicales del propio Rodriguez. Si escuchamos con atención, podremos sentir con facilidad el viejísimo y puro estilo setentero que en aquellos momentos nació de manos de autores como Cat Stevens, Jackson Browne, Bob Dylan, Nick Drake… Con un aire depresivo, machacado con la guitarra y fuertes chispazos del tan manido afro beat de Baaba Maal o Ali Farka Toure…

Opiniones

Al final, Searching for Sugarman está bien y consigue lo que busca, que es generar esa especie de chantaje con el que un espectador se acaba sintiendo como en deuda con el protagonista.

Me disgusta que con tanta parafernalia y búsqueda del liberalismo, al final poco o nada se ahonda en la sencilla pero interesante música de Sito Rodriguez

Tampoco me agrada que, al final, todos los músicos que son representantes del género musical y defensores de la cruzada anti segregación racial son blancos, sin más…

Dejar un comentario